QUERÉTARO (SIGLOS XVI, XVII Y XVIII)

A. NOTAS GEOGRÁFICAS, HISTÓRICAS Y GENEALÓGICAS

       Nuestra bisabuela Paz Domínguez Quintanar (1838-1898) nació en San Juan del Río, Querétaro (México). Su madre y sus abuelos maternos también eran sanjuanenses. Sin embargo, algunos de sus bisabuelos y tatarabuelos procedían de antiguas familias queretanas. Veamos algunos casos concretos.

       Por ejemplo, el doctor don Manuel Delgado Rico (1736-1788), bisabuelo de Paz (padre de su abuelo paterno) nació en Querétaro y fue bautizado en la parroquia del Espíritu Santo, aneja a la de Santiago, el día de Navidiad, 25 de diciembre de 1736. Sus padres fueron José Francisco Delgado y María Francisca Rico de Rojas. Los Rico de Rojas, de Querétaro, provenían de Juan Rico de Rojas, uno de los primeros españoles que recibieron mercedes de caballerías de tierra y sitios de ganado en los llanos al norte de Querétaro, a mediados del siglo XVI.

       Juan Rico de Rojas, en concreto, recibió, el 16 de noviembre de 1551, "una estancia para ganado mayor en términos de Querétaro y Jurica que se dize y nombra el Peñol, linde con estancia de Juan Sánchez" (cfr. AGN, Kraus, 140 (2), fs. 285v y 286f, en Juan Ricardo Jiménez Gómez, Mercedes Reales en Querétaro. Los orígenes de la propiedad privada (1531-1599), Universidad Autónoma de Querétaro, 1996, p. 166). Además recibió también, unos años más tarde (12 de junio de 1557), "un citio de estansia para ganado menor con una cavallería de tierra junto della en términos del pueblo de Mascala, junto a un arroyo y sanja de agua que va a dar a la cierra de Alfagayuca (cfr. AGN, Tierras, vol 159, exp. 5, fs s/n, en Juan Ricardo Jiménez Gómez, Mercedes Reales en Querétaro, o.c., p. 180).

       Por otra parte, Cristóbal Santiago de Soto y Dolores Ruiz Servín, padres de Josefa de Soto Ruiz, abuela matera de Paz, también fueron naturales de Querétaro. Entre sus antepasados hemos encontrado a varios de los primeros pobladores de Querétaro: por ejemplo, Sebastián Servín, casado con Isabel González. Antes de meternos un poco en la vida cotidiana en el Querétaro de principios del siglo XVII, veamos algo sobre la fundación de la ciudad.

       Hacia 1529, Hernando Pérez de Bocanegra era encomendero en Apaseo y entró en contacto con un cacique otomí, originario de Nopala (a pocos kilómetros al sur de Huichiapan), provincia de Jilotepec, llamado Conín, que se había establecido en La Cabaña, a poca distancia de Querétaro (que en lengua tarasca quiere decir "juego de pelota" o "lugar en donde se juega"). Conín era mercader y tenía buenas relaciones con los chichimecas que habitaban esa zona del país.

       Acompañaba a Hernán Pérez de Bocanegra, Juan Sánchez de Alanis, que era un joven de 20 años, que conocía la lengua otomí, y que se propuso convertir a Conín al cristianismo. Al comprobar las buenas disposiciones de Conín, Hernando Pérez de Bocanegra llevó a La Cabaña a franciscanos de la provincia de Michoacán, que terminaron la instrucción catequética de Conín y bautizaron a los otomíes de esa población.

       Conín, que tomó el nombre de Hernando de Tapia, se unió a su pariente don Nicolás de San Luis Montañez (indio principal de Tula, descendiente de los reyes de Tula y Jilotepec) y juntos, con la ayuda de mexicanos, tlaxcaltecas y españoles, formaron un ejercito de unos 500 hombres con el fin de pacificar y cristianizar las tierras que corresponden, aproximadamente, al actual estado de Querétaro. Según cuenta la leyenda, el 24 de junio de 1531 conquistaron San Juan del Río, y el 25 de julio Santiago de Querétaro. Según Wright, la conquista se debió llevar a cabo unos diez años despuéss, hacia 1540.

       Después de la conquista de Querétaro don Hernando de Tapia fue nombrado Gobernador de la república de indios. Casó con doña Magdalena Ramírez, sobrina de don Nicolás de San Luis Montañez, y tuvo varias hijas (María, Magdalena, Beatriz y Catalina) y un hijo (Diego) que jugaron un papel destacado en la vida de Querétaro durante la segunda mitad del siglo XVI.

       Uno de los personajes más interesantes de los primeros pasos del pueblo de Querétaro fue el Licenciado Juan Sánchez de Alanis. Como hemos visto tuvo un papel importante en la conversión de Conín. Además, junto con él, hizo la traza del pueblo de Querétaro, en 1550. El franciscano fray Paciente de Verona, en su "Paromología", escrita hacia el año 1579, dice que Alanís "vino de Castilla lego, casado, de capa y espada; que enviudó en esta provincia en que dejó noble descendencia, como fueron los Alanises, Ricos y Rojas, y viudo, y cumplidos los 30 años, se ordenó sacerdote" (cfr. M. Septién, Historia de Querétaro, Querétaro 1967, p. 71).

       Refiere José Rodríguez Familiar en su escrito sobre La conquista de Querétaro (Folletos de México, n. 1, Ed. Cimatario, Querétaro 1944, p. 17) que Alanis "dejó una hija de la que hubo descendientes Alanices, Ricos, Fernández y Rojas. Por ejemplo, fue ascendiente del Provincial franciscano, Fr. José Picazo, a quien según la tradición libró la Virgen del Pueblito, milagrosamente, de la muerte que pretendío darle el relojero Manuel de la Carrera". Efectivamente, Fr. José Picazo, tuvo su bautismo en Querétaro el 16 de abril de 1662, hijo de Cristóbal Picazo y Josefa Rico de Rojas (que era probablemente biznieta de Juan Rico de Rojas y Catalina Méndez, la probable hija del Licenciado Juan Sánchez de Alanis).

       Consta en documentos que el Lic. Juan Sánchez de Alanis recibía su paga como cura vicario del partido de Xichu en 1566 y hasta 1576 (cfr. Ricardo Jiménez Gómez, Mercedes Reales en Querétaro, o.c., p. 33, nota 37). En 1571 tenía poco más de sesenta años.

       Sin embargo, antes de ordenarse sacerdote, el 19 de junio de 1551, don Juan Sánchez de Alanís recibío una merced de dos sitios de estancia para ganado mayor, uno en La Solana y otro en Jurica (cfr. AGN, Tierras, vol. 108, exp 4, fs. 9v-10f, en Ricardo Jiménez Gómez, Mercedes Reales en Querétaro, o.c., p. 163). Como hemos visto, estas estancias lindaban con la de Juan Rico de Rojas. Y no solamente eso, sino que el 20 de enero de 1556 los dos propietarios vendieron a don Hernando de Tapia (Conín) los sitios de Jurica, El Peñol y la Solana por 600 pesos (400 recibió Alanis y 200 Rico de Rojas). Cfr. Ricardo Jiménez Gómez, Mercedes Reales en Querétaro, o.c., p. 73.

       Si fray Paciente de Verona menciona, en 1579, que Alanis tuvo una hija y descendientes entre las familias Alanis, Rico, Rojas y Fernández, ¿sería aventurado afirmar que la hija de Alanis pudo haber sido precisamente Catalina Méndez, nacida hacia 1530 y casada con Juan Rico de Rojas hacia 1550? Esto explicaría que los hijos de Juan Rico de Rojas y Catalina, su mujer, fueran los descendientes de Alanis mencionados por Verona. Los hijos varones de Juan Rico de Rojas llevaban el "Rico" como apellido, y las hijas el "Rojas". En el siglo XVII, por ejemplo, Juan Rico de Rojas (bautizado en Querétaro el 2-V-1661), también recibía el nombre de Juan Rico Alanis.

       Es interesante comprobar en el primer libro sacramental de Querétaro (1593-1635) como, de 1593 a 1610 no aparece registrado ningún varón "Rojas". Todas son mujeres: Constanza de Rojas (casada con Gonzalo Zamorano), y tres "Juana de Rojas" (casadas con Alonso Guerrero, Sebastián de Aguilar y Pedro González). El primer varón "Rojas" que aparece es Esteban de Rojas, casado con Catalina de Castilla el 14-IX-1611. Parece ser que Esteban de Rojas era de otra estirpe, distinta a la de los "Rico de Rojas".

       En 1590 había unas 50 familias de españoles en Querétaro (es decir, unos 200 españoles y otros 800 indios), y en 1639 unas 400 familias.

       Al norte del Valle de México, la encomienda no tuvo la importancia que en el Centro del país. En el Bajío hubo tres encomiendas: 1) la de Jilotepec, concedida en 1533 a Juan Jaramillo, con 26 mil indígenas de los cuales 7 mil habitaban Jilotepec, y que Juan Jaramillo dejó a su hija María Jaramillo, casada con don Pedro de Quezada, y a sus herederos; 2) la de Hernán Pérez de Bocanegra, en Apaseo y Acámbaro; la de Jerónimo Ruiz de la Mota, cerca de Querétaro.

       Al principio, los primeros pobladores de Querétaro destinaron sistemáticamente las tierras a la cría de ovejas (enviaban lana y carne a los mercados locales o alejados), así como al cultivo de cítricos y verduras en las proximidades de la población. Además, ya en el siglo XVI se comenzó la manufactura de telas bastas, que para el siglo XVIII se convirtió en la principal ocupación urbana.

       Los criadores de ganado más importantes de Querétaro, a fines del siglo XVI eran (cfr. MNAH, rollos 1, 2 y 3, citado en Super, p. 60):
       1) Gonzalo de Cárdenas (casado con María Galván),
       2) Juan Arias (mozo asalariado en 1586 y casado con Isabél López),
       3) Juan del Castillo,
       4) Gonzalo Domínguez (casado con Francisca Escobar y luego con Agustina Contreras),
       5) Diego Franco (casado con Catalina de Alva y luego con Ana Rivera),
       6) Alonso Guerrero (casado con María Sánchez),
       7) Francisco González (casado con Elvira Martín),
       8) Cristóbal Martín (casado con Ana Sánchez),
       9) Francisco Martín (casado con Bernardina Rodríguez y cuñado de Gonzalo Cárdenas),
     10) Francisco de Medina (casado con Isabel González) y
     11) Rodrigo de Larrea (que murió antes de 1597 y estuvo casado con Isabel López)

       Gonzalo Cárdenas no tenía nada que ve con doña Leonor Cárdenas, una rica terrateniente de Querétaro, que tuvo por hijos a Jerónimo Cárdenas y Jerónimo Gil (cfr. Documetnos inéditos para la historia de Querétaro, Tomo VII, p. 106).

       Durante los primeros veinte años del siglo XVII comenzó una diversificación. Muchos se interesaron más por las cosechas agrícolas. Familias como las de Galván, Aguilar, Álvarez, Arriaga y Guerrero adquirieron enormes extensiones de tierras ubicadas en el Norte para sus ranchos de corderos. También sucedió que los inmigrantes varones conservaban sus propios apellidos en lugar de aceptar los de las familias de sus esposas, como había sucedido antes (cfr. Super, p. 61, nota 8).

       A fines del siglo XVI el agricultor más rico de Querétaro era el encomendero don Pedro de Quezada. Su fortuna le venía de su mujer, doña María de Jaramillo (nacida c.1528), que era hija de Juan Jaramillo (fallecido antes de 1551) y de La Malinche (fallecida en 1531). Don Pedro casó en segundas nupcias con doña Melchora de Puga en 1571. Heredó de su primera mujer la encomienda de Querétaro y tenía intereses en las minas de Xichú, que administraba su hijo Luis de Quezada (c.1550), casado con doña Juana de Mendoza.

       San Juan del Río, a fines del siglo XVIII era una versión en miniatura de Querétaro. Las haciendas y ranchos de los alrrededores de San Juan del Río levantaban cosechas semejantes a las de Querétaro. Las de trigo y maiz eran las más importantes, y las seguían las de cebolla y guisantes.

       En 1641 fue fundada Cadereyta, por el Capitán Alonso de Tovar y Guzmán, miembro de una rica familia de Querétaro. La población minera que tuvo mayor influencia directa en el primitivo Querétaro fue Xichú, ubicada en el extremo más oriental en el actual Estado de Ganajuato (Super, p. 21).

       Alonso de Tovar era descendiente de Duarte de Tovar, hombre muy poderoso en Querétaro hacia fines del siglo XVII. Una hermana de Duarte Tovar, llamada Inés de Soto, casó con Gaspar de Córcoles, que murió en 1607 (cfr. Documentos inéditos para la historia de Querétaro, Tomo VII, p. 145). Eran padres de Diego de Córcoles, que en 1607 tenía 12 años de edad.

B. LINAJES DE QUERÉTARO

       Para consultar los linajes de cada apellido, ver en la sección de apellidos.

       ORIGEN (Linajes que tienen su origen en Querétaro)

Alanís; Ballesa; Correa de Mendoza; Delgadillo; Delgado; Escobedo; González; Guerrero; López; Méndez; Montañés; Orduña; Orozco; Pacheco; Pérez; Ramírez; Rico de Rojas; Ríos, de los; Rojas; Ruiz; Salgado; Sánchez; Santiago; Servín de la Mora; Silis; Soto; Velázquez; Villalobos; Zúñiga.

       RESIDENCIA (Linajes que tienen su origen en otros lugares, pero residieron una temporada en Querétaro)

óDelgado (llegó a Querétaro, procedente de Salvatierra, Guanajuato, hacia 1730).


bisabuelos.com