LA HISTORIA DE DON BERNARDO DE OTERO (c.1725 - 1784)
Contador Geneneral del Ejército y Real Hacienda de la Provincia de la Luisiana, durante el reinado de Carlos III

       Don Bernardo de Otero, nació hacia el año de 1725 en Portonovo, Pontevedra, una pequeña aldea situada en las rías bajas de Galicia. Es probable que su familia haya sido una de las principales de aquella zona del noroeste de España, pues tuvo la posibilidad de estudiar y prepararse para ocupar un cargo en la adminsitración de las Reales Cajas y Hacienda durante el reinado de Carlos III.

       No hemos podido averiguar quiénes fueron sus padres. Es posible que sus nombres estén en su testamento, hecho el año de 1784, en Nueva Orleans. Lo que sí sabemos es que, desde las húmedas tierras gallegas pasó a Castilla y luego Andalucía. La primera noticia que tenemos de él es a través de la partida de bautismo de su segunda hija, María Gertrudis, que nació en Puerto Real, Cádiz, el 21-VIII-1759. Este dato nos indica que debió celebrar su matrimonio con doña Antonia Roso, por lo menos dos años antes, pues antes de María Gertrudis había nacido su hija Inés. El apellido de su mujer, "Roso" o "Rozo", es de origen genovés.

       Es probable que la familia Otero haya permanecido en la Villa de Puerto Real, donde estaba el Real Arsenal de la Armada, desde 1757 hasta 1774, año en que pasan a América. Antes de 1774, don Bernardo desempeñaba el cargo de "Maestro de Jarcias de la Armada", es decir, era el encargado de los aparejos y cabos de los buques de la Armada española, en el Real Arsenal de Puerto Real. Se trataba de un cargo administrativo en el que se manejaban grandes cantidades de dinero e implicaba una fundión de responsabildad y confianza.

       Don Bernardo de Otero estaba al tanto de todos los españoles que pasaban a ultramar con provisiones y diferentes cargos en la administración pública y en el Ejército de América. Seguramente alentaba en su espíritu la idea de ir también él a aquellas tierras lejanas de las Indias. No desaprovecho, por tanto, la oportunidad cuando la Corona de Castilla le ofrece una provisión para Amércia. El 30 de agosto de 1774 recibe el nombramiento de "Thesorero Oficial Real de las Caxas de la Provincia de Luysiana" (cfr. Archivo de Indias, Audiencia de Santo Domingo, Títulos Varios entre 1613 y 1818: Florida: 1773-1804). Sustituía a Martín Navarro que, el 18 de junio de ese año, había sido promovido al oficio de Contador General. El 17 de octubre de 1774 el Ministro de Indias da orden a la Casa de Contratación para que se permita que don Bernardo y su familia se embarque en la primera ocasión que se proporcione Navío del Rey o Mercante. El 27 de octubre de ese mismo año se da la licencia oportuna para que toda la familia Otero se embarque en la fragata de libre comercio "Nombres de Jesús, María y José". Junto a don Bernardo iban su mujer, doña Antonia Rozo, sus dos hijas, Inés y María Gertrudis, y un sobrino llamado Benito de Otero.

       Aunque en este documento de la Casa de Contratación (cfr. Archivo de Indias) se menciona que con la familia van dos criados, al parecer, sólo se embarcó uno de ellos: Francisco José Magaro, criado, natural de Puerto Real, hijo de Diego Magaro y de Baltasara Sánchez.

       No tardaría mucho la familia Otero en hacerse a la mar y, probablemente a finales de ese mismo año de 1774 habrán llegado a la Habana, destino del "Nombres de Jesús, María y José". Luego habrán embarcado en otro navío hasta su destino final: Nueva Orleans.

       Don Bernardo se instaló en Nueva Orleans y tomó posesion de su oficio. Durante casi seis años lo desempeño con competencia y en circunstancias difíciles, como fueron las que vivió durante la guerra contra los ingleses, por la que España recuperó territorios en la Luisiana y la Florida. A consecuencia de sus servicios, el Rey lo nombró Contador General del Ejército y Real Hacienda en la Provincia de la Luisiana. Copio parte del documento, fechado en Aranjuez el 3 de junio de 1781. La posesión del cargo tuvo lugar en Nueva Orleans el 20 de octubre de 1781:

       "Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Castilla de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén (). Por cuanto a la Intendencia de mi Real Hacienda que me serví establecer en la Provincia de la Luisiana para la mejor Dirección, Recaudación y Administración de todos su Ramos y para que allí ejerza las funciones de las de Ejército, fue consiguiente y tuve a bien crear el empleo de Contador general de Ejército y Real Hacienda de la misma Provincia atendiendo al acierto con que vos don Bernardo de Otero, habéis desempeñado el destino de Tesorero, oficial Real de ella, y esperando continuaréis en lo sucesivo con igual actividad y celo, he venido en nombraros como por el presente os nombro por tal Contador general de Ejército y Real Hacienda de la enunciada Provincia con dependencia de su Intendente, y del Governador como super Intendente subdelegado en ella. Por tanto es mi voluntad que vos el expresado don Bernardo de Otero, usíeis y ejerzáis este empleo en todas los casos y cosas que le pertenecen, con arreglo a la práctica que se observa en estos mis Reynos de España y a las órdenes e instrucciones que se os dieren para su desempeño y mando al Governador y Comandante General de la referida Provincia y en su ausencia al Intendente de ella (,,,) y que os guarden todas las honrras, gracias y mercedes inmunidades que os tocan y deben ser guardadas, que así es mi voluntad y que hayan y llevéis el mismo sueldo de mil seiscientos pesos anuales que gozó don Martín Navarro, Contador Oficial Real que fue de la propia Provincia (). Sin contribuir cosa alguna al derecho de media Annata, por ser este empleo de nueva creación para lo cual he mandado expedir este mi Real Título firmado de mi Real mano, sellado con el sello secreto y refrendado de mi secretario de Estado y del Despacho Universal de Indias (). Dado en Aranjuez a tres de junio de mil setecientos ochenta y uno = Yo el rey = don José de Gálvez = Título de Contador general de Exercito, y Real Hacienda de la Provincia de la Luisiana para don Bernardo de Otero = Tómese razón en la Contadiuría General de las Indias = Madrid cinco de junio de mil setecientos ochenta y uno =don Francisco Machado = Nueva Orleans veinte de octubre de mil setecientos ochenta y uno ()".

       Al poco tiempo, don Bernardo decidió casar a su hija menor con un jóven teniente del Regimiento de Infantería Fijo de la Luisiana: don Juan Domínguez Gálvez y Aguilar. El 26 de agosto de 1782, firma un certificado dando su consentimiento a este matrimonio. Hay otro documento firmado por don Bernardo, en el que se mencina que su mujer, doña Antonia Rozo, y había fallecido. Está fechado el 24 de septiembre de 1782.

       El 7 de diciembre de 1782, don Bernardo firma una Carta de dote para el matrimonio de su hija. Es un documento interesantísimo (cfr. este documento y otros referentes a la familia Otero en el libro "De la Luisiana a la Nueva España"). Don Juan Dominguez y doña María Gertrudis de Otero, después de pasar algún tiempo en La Habana, se establecieron en Panzacola (Florida Occidental) y probablemente estuvieron ahí hasta que toda esa zona pasó a formar parte de los Estados Unidos, en 1819. Tuvieron tres hijos: Juan Bernardo (nacido en La Habana el 13-XII-1783), Bernardo y Desiderio. El primero ingresó con su padre en el Regimiento de la Luisiana, en 1795, y pasó a la Nueva España en octubre de 1813

       Don Bernardo no tardó mucho más en morir, pues el 12 de mayo de 1784, desde Nueva Orleans, se da noticia de su fallecimiento a don José de Gálvez, Primer Secretario del Despacho Universal de Indias (cfr. Archivo de Indias, Cartas n° 230, 231 y 243). De su hija Inés y de su sobrino Benito de Otero, que pasaron con él a América en 1774, no sabemos nada más.


bisabuelos.com